¿Qué se hace con la fianza del alquiler?

Descúbrelo a continuación...

Publicado: 07 Noviembre 2016

La fianza en un contrato de alquiler consiste en una cantidad de dinero que el inquilino entrega al propietario como garantía de cumplimiento de sus obligaciones. Según el artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos la fianza equivale a una mensualidad de renta en los alquileres de vivienda y de dos mensualidades en los alquileres de uso distinto (por ejemplo locales comerciales).

La fianza sirve para cubrir las obligaciones del inquilino en cuanto al estado de conservación y mantenimiento de la vivienda, por ejemplo si el piso se le entregó recién pintado, con todos los apliques de luz, con muebles, etc. el inquilino debe devolver la vivienda en las mismas condiciones, y en caso de que no sea así la fianza servirá para garantizar ese cumplimiento pudiendo el propietario descontar de la misma el importe necesario para realizar esas reparaciones, pero nunca servirá la fianza para compensar el pago de ninguna mensualidad de alquiler o las facturas de consumos como luz, agua o gas.

Una vez aclarado qué es la fianza y para qué sirve, veamos qué sucede con ella cuando formalizamos el contrato de alquiler. Una vez la fianza está en posesión del propietario éste tiene la obligación de depositarla ante el Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI). Para el depósito de las fianzas, es necesario cumplimentar el impreso F-1, pudiendo hacerlo telemáticamente mediante el siguiente enlace.

La fianza puede ser actualizada transcurridos los primeros tres años de alquiler, y también deberá depositarse la actualización.

Cuando se decida finalizar el contrato, hay que firmar un documento de rescisión mediante el cual se verifica el estado de la vivienda en el momento de la devolución, se entregan las llaves y el propietario tiene 30 días para proceder a la devolución de la fianza en el caso de que proceda. Para ello debe solicitar la devolución de la fianza mediante los mismos sistemas establecidos para su constitución, y cumplimentando el impreso F-3 (Impreso de Cancelación de Depósito) que encontrarás en este enlace.

Esperamos haber aclarado algunas dudas sobre la fianza en los contratos de alquiler, no obstante recomendamos que antes de firmar cualquier contrato de alquiler o documento relacionado con el mismo acudas a un abogado para que te asesore.

¡Si te han gustado estos consejos no dudes en compartirlos en tus redes sociales!

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar